domingo, 4 de agosto de 2019

114-DE TU MADRE NO HABLARÁS MAL NUNCA

Andarte nueve meses en su vientre, sufrir tu parto y criarte, merece por lo menos guardarle respeto.
Absorbiste de su vida, fuerzas y energía. Días y desvelos de preocupaciones por sacarte adelante; y todo solo por amor.
Si hoy, ella no es como tú quisieras que fuera, es tu problema; muérdete la lengua, porque ella siempre será tu madre.
¿Te ofende lo que te hace o lo que te dice?, ámala más, porque algo de razón ha de tener; y sigue gastando su tiempo y su atención en ti.
Hónrala, antes que sea demasiado tarde y de nada sirva arrepentirte.

DERECHOS RESERVADOS © 2017-2019 Reflexioteca | EL SALVADOR | comentarios@reflexioteca.com