sábado, 23 de marzo de 2019

106-CRISTIANOS O CIZAÑA

La parábola del trigo y la cizaña nos enseña que sembrada la semilla del bien, el evangelio de Jesucristo; crecerá junto a ella la cizaña, las influencias negativas del mal.
La cizaña crece junto al trigo y es tan similar que en algunas partes le llama “falso trigo” (entiéndase, “falso cristiano”); la diferencia está en el fruto, ya que produce harina tóxica.
Así vemos una increíble cantidad de gente en sus religiones aparentando piedad y devoción, pero sus frutos son perjudiciales, tanto para sí mismos, como para los demás.
El verdadero cristiano habla con el ejemplo; se miran sus frutos.

sábado, 16 de marzo de 2019

105-POR SUS FRUTOS LOS CONOCERÉIS

Cuando Jesús dijo “por sus frutos los conoceréis” (Mt.7:16), no se estaba refiriendo a la diferencia entre cristianos e inconversos, sino a la diferencia entre cristianos y falsos cristianos o simplemente religiosos.
De hecho, acota “no todo el que me dice Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre” (Mt.7:21); “porque muchos son llamados, más pocos escogidos” (Mt.20:16).
Así que, “Haced… frutos dignos de arrepentimiento” (Mt.3:8)
“Porque de la abundancia del corazón habla la boca. El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas” (Mt.12:34-35)
Revisemos entonces, nuestros frutos: qué pensamos, decimos y hacemos.

domingo, 10 de marzo de 2019

104-SER CRISTIANO

En el mundo muchos dicen ser cristianos, pero viven como cualquiera que no lo es; no hay ninguna diferencia.
La Escritura nos llama a ser santos (diferentes) (Mt.5:48;1Pe.1:15).
A tener una personalidad y mentalidad fundamentada en la verdad, honestidad, justicia, pureza, amabilidad, buen decir, virtud y alabanza (Fil.4:8)
A ser ejemplo de cristianos en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza (1Tim.4:12).
Ser cristiano es más que asistir o pertenecer a una iglesia.
Es un estilo de vida marcando la diferencia entre los que viven según las corrientes perversas del mundo y los que viven para Dios.
Ser cristiano es vivir en santidad.

sábado, 2 de marzo de 2019

103-¿QUÉ SOMOS, SIN AMOR?

Si entendiésemos todos los misterios, ciencia y profecía; si nuestra fe moviese montañas; si hablásemos lenguas humanas y angélicas; si diésemos de comer a los pobres y hasta nos inmolásemos; pero si no tenemos amor, NADA SOMOS (1.Cor.13:1-3)
Decimos ser cristianos pero solo queremos al que nos quiere y somos amigos del que nos conviene. Erramos. No entraremos al Reino de los Cielos porque tenemos amargura y odio en nuestros corazones.
Jesucristo nos enseñó a amar a los que nos aborrecen (Mt.5:44).
Amar al que nos ama y al que nos conviene no tiene ningún mérito; porque lo mismo hacen los malos.

DERECHOS RESERVADOS © 2017-2019 Reflexioteca | EL SALVADOR | comentarios@reflexioteca.com