noviembre 30, 2016

GENTE RUIDOSA

Un incidente de invasión auditiva en un carnaval pone de manifiesto un mal muy arraigado en nuestra sociedad: somos gente muy ruidosa e irrespetuosa; y eso lo sufre mucha gente todos los días.
El vecino, los vehículos, el transporte público, los negocios, los mercados, el compañero de oficina,  las iglesias; prácticamente todo el mundo está empeñado en invadir el espacio auditivo de sus vecinos.
Creen falazmente que el alto volumen de sus equipos los hace importantes o admirables; cuando en realidad constituye un total irrespeto a la privacidad de sus vecinos.
La estridencia deteriora el estado temperamental de las personas.

DERECHOS RESERVADOS © 2009-2018 REFLEXIOTECA | EL SALVADOR | comentarios@reflexioteca.com