noviembre 27, 2016

CIENCIA Y FE

Muchos estudios han intentado establecer una relación inversamente proporcional entre creer en Dios y la preparación o desarrollo intelectual, incluso asociado a mayores niveles de coeficiente intelectual.
Pero hacerse escéptico o ateo no está relacionado a mayores niveles de inteligencia sino a otra área de la personalidad, la psiquis, la percepción del sí mismo.
La prueba definitiva de esta hipótesis se encuentra precisamente en la psiquis de estas personas: ellos creen que “la religión es para los tontos”.
Así la explicación a esta relación entre ciencia y fe es más de personalidad que de intelectualidad: gente con trastornos de megalomanía.

DERECHOS RESERVADOS © 2009-2018 REFLEXIOTECA | EL SALVADOR | comentarios@reflexioteca.com