marzo 23, 2016

238- SOBRE LA MUSICA CRISTIANA


I
Que metaleros incautos se deleiten en conciertos de alabanzas a la oscuridad, a la bestia y al mismo infierno parece normal; pero que “cristianoides” hipnotizados por el canto de sirenas de las cuerdas efusivas defiendan estas odas de ultratumba es una de las pruebas más ácidas de la apostasía moderna.

II
Pareciera que los metaleros no entienden lo que oyen.
Piensan que solo son arpegios, palm mutes y cabalgantes.
Se ufanan de conocedores cuando ignoran la dimensión a la que se exponen, aun cuando una canción emblemática se los advierte claramente: “voy a poseer tu cuerpo y lo voy a quemar”.

III
Los mundanos ignorantes se mofan que los cristianos solo pasamos escuchando “coritos”.
Aparte de la blasfemia despectiva lucen su desconocimiento y mundanalidad: la luz no es compatible con las tinieblas, no se puede servir a dos señores.
Los oídos de un cristiano se perturban ante las “alabanzas a la mundanalidad”.

IV
Música cristiana hay de todo tipo para todos los gustos y para todo momento.
Desde tríos, infantil, alabancera, pasando por pop, baladas, románticas, hasta tropical, mariachi, reggaetón y rock entre muchos otros.
De manera que los cristianos no tenemos ninguna necesidad de lambisconear las caóticas letras de la música mundana.

V
El religioso tiene aparte una música religiosa para sus ritos; pero en su vida diaria se revuelcan en la decadente música mundana. Incluso celebra algunos ritos con música degenerativa.
Los cristianos no tenemos ritos sino estilo de vida, por eso nuestra vida está inundada de una bastedad de música positiva.

VI
De la abundancia del CORAZON habla la boca dice Proverbios, por eso es importante refrescarlo cada momento con vibras positivas y edificantes.
Qué efecto podrá tener el ritmo festivo y alegre que inconscientemente nos degrada con letras mundanas exaltando la negatividad y las pasiones humanas.
Protejamos nuestro corazón del mundo.

VII
El cristiano sabe que la palabra le advierte: “Sobre toda cosa guardada guarda tu corazón porque de él mana la vida”.
El enemigo sabe que por el oído y la vista se llega al corazón.
El corazón del cristiano no tolera las letras venenosas y perversas de la música mundana.

VIII
Peligroso argumento del enemigo que los cristianos imitan la música mundana alegre. Así los confunde y mantiene cautivos en su alegría pasajera y falsa.
Hay que sacudir esas ideas y entender de una vez:
De Dios es la música alegre y resonante con saltos y danzas ante su presencia.
(1Cr.15:16/2Cr.5:13/2Cr.30:21/Sal.150/2Sam.6:16).

IX
Malas noticias para los religiosos. Si acaso piensan ir al cielo, allá no hay música mundana.
Allá día y noche se alaba a Dios (Ap.4:8).
Entonces, si les parece aburrido escuchar solo música cristiana, sigan con su música pagana y tal vez no tengan ese problema en la otra vida.

X
Música mundana es la musicalización de letras perversas que alaban y promueven conductas negativas y contrarias a la naturaleza humana establecida por el Creador.
Música cristiana es la musicalización de letras positivas que inspiran y edifican el estilo de vida de los cristianos.
Música religiosa son arreglos musicales para ritos.

DERECHOS RESERVADOS © 2009-2018 REFLEXIOTECA | EL SALVADOR | comentarios@reflexioteca.com