diciembre 23, 2015

233-ENTRE LA PARRANDA Y LA RELIGIOSIDAD

La sociedad entera se moviliza con mucha agitación para celebrar la navidad.
Las líneas de acción están predeterminadas por la religión y el comercio.
En esta efervescencia es fácil perder el objetivo y terminar en los extremismos de la religiosidad o la parranda.
El origen divino del acontecimiento está claro para todo el mundo; pero las condiciones como asuetos, aguinaldos, fiestas o ritualismos son una puerta para los excesos de las pasiones carnales y la religiosidad.
Por eso es importante entender que la navidad es un tiempo de devoción espiritual muy personal cuya fuerza irradia hacia el exterior en celebraciones.

DERECHOS RESERVADOS © 2009-2018 REFLEXIOTECA | EL SALVADOR | comentarios@reflexioteca.com