agosto 02, 2015

224-HOMOFOBIA NO, PECADOFOBIA SI

El alma de los homosexuales es importante para los cristianos.
El mandato de nuestro Maestro es procurar la salvación de todas las almas.
Dios ama al pecador pero aborrece el pecado.
Los cristianos somos amorosos de los pecadores pero intolerantes con el pecado.
Amamos al pecador pero aborrecemos el pecado.
Así, esperamos vernos algún día en el cielo tal como el creador nos hizo: perfectos a su imagen y semejanza.
Por eso en esta vida debemos practicar las virtudes del idealismo con el cual tendremos que vivir en el más allá.
Talvez nunca seremos perfectos pero nuestro esfuerzo será recompensado.

DERECHOS RESERVADOS © 2009-2018 REFLEXIOTECA | EL SALVADOR | comentarios@reflexioteca.com