mayo 06, 2013

154- EL SINDROME DEL NEUROMARKETING

Un interesante estudio nos confirma lo que siempre hemos sostenido: la gente prefiere lo que prefiere más por la influencia del medio que por que sea bueno. Esto significa que si el medio difunde la moda o tendencia de matar, toda la gente podría verse inducida a matar, que es precisamente lo que estamos viendo en la realidad, porque todas las producciones cinematográficas y televisivas solo tratan sobre violencia al prójimo.
En esta prueba de laboratorio sobre la preferencia de bebidas gaseosas realizada en 2003; el especialista Read Montague, investigó con 67 participantes aplicando el método científico con máquinas de resonancia magnética y estableció que la gente prefería el sabor de la Pepsi sin viñeta, pero una vez identificadas prefería la Coca Cola, interesante resultado que se ha dado en llamar neuromarketing y que es aplicable a todas las esferas de la vida social donde se necesita influir en el comportamiento de la población.
De ahí que el reto para las personas que aún podríamos considerarnos con alguna cuota de raciocinio independiente, es a que nos mantengamos expectantes y cuidadosos a todo aquello que el medio quiera que hagamos aún con nuestra propia voluntad.
Y es que ahí está el verdadero problema, que la influencia penetra nuestra voluntad y hacemos lo que ellos quieren que hagamos sin resistencia y hasta con nuestro gusto; aunque aquello no tenga ninguna utilidad o beneficio para nosotros y hasta podría perjudicarnos.
Por eso es que ondeamos banderas y defendemos religiones aunque esa pasión nos cause infelicidad y nos haga aborrecer a nuestros hermanos; tarareamos canciones cuyas letras revuelven la basura de las pasiones humanas que en nuestro subconsciente no queremos; nos colgamos largas horas al televisor esterilizando nuestra mente; y gastamos nuestro dinero ostentosamente en cosas que nos hacen más pobres.
Es terrible pensar por un solo momento en que todo lo que nos gusta y lo que compramos no es realmente lo que quisiéramos que nos gustara o comprar.
Si todo lo que haces, te gusta, prefieres o compras va en perjuicio de alguien (producciones cinematográficas, televisivas, discográficas o de entretenimiento que alaban el daño a otra persona), o es motivado o referenciado por alguien, ya has sido contaminado con el síndrome del neuromarketing.

DERECHOS RESERVADOS © 2009-2018 REFLEXIOTECA | EL SALVADOR | comentarios@reflexioteca.com