abril 09, 2013

149- LA EXHIBICION MACABRA

Desde que aparecieron los anuncios televisivos sobre esa exposición de cuerpos humanos nos resultó un tanto repulsivo; aun cuando la connotación del evento se suponía de tipo educativo y aún las autoridades le dieron el visto bueno.
Pero fue hasta que un compañero de trabajo nos mostró algunas fotografías captadas durante su visita, que definitivamente nos pareció macabro a partir de una sola interrogante, ¿Quiénes eran esas personas?.
Una cosa es que alguien decida donar su cuerpo para usos exclusivos en laboratorio con fines científicos y bajo la responsabilidad absoluta de los especialistas; y otra muy distinta que vayan a utilizar su cuerpo con fines comerciales.
Una pregunta más, ¿A quién le gustaría que cualquier curioso fuera a husmear las entrañas de su cuerpo disecado?.
Lo más triste es que la mayoría de las personas que acuden a tales exhibiciones lo hacen por morbo y curiosidad más que con algún interés verdaderamente educativo. Pero muchos otros acuden por ignorancia sin pensar en lo más mínimo el significado de tal montaje.
Ciertamente, en los libros se encuentra todo y mucho más de lo que la población normal necesitamos saber sobre el cuerpo humano; la experimentación es para los especialistas ó en su defecto, para los sicópatas.
Las consideraciones éticas y jurídicas de la Medicina Legal en el mundo, regida por declaraciones conjuntas establecen el requerimiento del CONSENTIMIENTO INFORMADO por parte de los donantes, el cual es un procedimiento que debe constar de forma escrita. En ésta se establece que el paciente ha expresado voluntariamente su intención de participar en una investigación científica; y que conoce todas las implicaciones desde objetivos, métodos, beneficios, derechos y responsabilidades.
Revisando un poco en internet encontramos que por ejemplo en China por el débil control del gobierno y principalmente por la horrorosa demanda, se está gestando una especie de industria macabra clandestina donde se han identificado al menos 10 fábricas de cuerpos que surten mercados de exhibiciones en Japón, Corea del Sur y Estados Unidos.
Y más preocupante resulta el hecho de que en su página web la empresa que hace estas exhibiciones, ha publicado una renuncia de responsabilidad en términos de ignorar las causas de la muerte de las personas exhibidas; en tal caso, ¿Podría esperarse tener el documento del CONSENTIMIENTO INFORMADO, de éstas probables doblemente víctimas?.

DERECHOS RESERVADOS © 2009-2018 REFLEXIOTECA | EL SALVADOR | comentarios@reflexioteca.com