abril 04, 2013

148- EMBRIAGUEZ Y FRUSTRACION II

Esa actitud insensata que se veía en los supermercados en plenas fechas festivas de tumultos de gente comprando bebidas embriagantes como si fuese a darse una escasez; ávidas por escapar de su realidad en el embrutecimiento de la mente; prestas a sumergirse en un disfrute puerilmente masoquista pero que para esas infortunadas almas representa la única alternativa; finalmente se ve reflejada en el triste incremento de la cifra de fallecidos en más del 43% respecto al año anterior entre inmersiones y accidentes de tránsito; en la mayoría de casos por la imprudencia causada por la ebriedad.
Así mismo, los conductores temerarios (con más de 100 ml de alcohol en la sangre) detenidos se incrementaron en casi el 20%.
El subdirector de Transito lo dice explícitamente: “… hay cierta parte de la población que insiste en violentar las normas de tránsito pese a que esto implique una amonestación.”
En otras palabras, una considerable parte de la población no quiere entender y se encuentran obstinados conscientemente a cometer faltas aún cuando estas pudieran implicar su propia muerte. “Porque el desvío de los ignorantes los matará” (Prov.1:32).
Qué gusto, qué placer, qué disfrute podrá ser el estado de embriaguez que hace arrastrar a las personas en su propia miseria e irrealidad. “…Que se huelgan en las perversidades del vicio” (Prov.2:14)
Por todo lo que significa y porque no resulta lógico que alguien quiera auto infligirse no queda otra explicación que las personas carentes de motivación por la vida, por los seres queridos y por la espiritualidad buscan llenar ese vacío indescifrable que no es material y que reclama el alma humana, con aquello que les haga olvidarse de esa triste realidad y que les haga pensar que el estado de superposición supra real por medio del artificio material del alcohol o la droga les compensará esa frustración; pero al despertar a la realidad se encontrarán aún más insatisfechos empujándolos a un nuevo ciclo de placer artificial que poco a poco se irá intensificando convirtiéndose en el infierno del vicio.

DERECHOS RESERVADOS © 2009-2018 REFLEXIOTECA | EL SALVADOR | comentarios@reflexioteca.com