octubre 26, 2012

125- DOMINANDO EL MATERIAL DE CLASE

Es uno de los problemas más frecuentes con los que nos encontramos como estudiantes y aunque parece un quebradero de cabeza tiene su explicación.
Resulta que cuando nos encontramos con asignaturas que nos exigen considerables volúmenes de lectura de material sentimos una sensación de debilidad en el dominio de todo lo que vamos leyendo, lo cual obviamente es relativo de cada quién.
Pero el problema radica en que en nuestro subconsciente el compromiso inminente de responder a las interrogantes que sin dudas nos vendrán en las pruebas, nos genera una especie de presión que al mismo tiempo nos provoca una especie de bloqueo de búsqueda de alternativas de comprensión del material. Básicamente pretendemos depender al cien por ciento de nuestra capacidad nemónica.
El problema se percibe durante las discusiones en aula, ya que aunque los estudiantes hayan leído su material y hasta memorizado conceptos enteros, es muy frecuente que sus participaciones sobre ítem ó puntos específicos parecen no encajar en el contexto de la temática global del tema que se está desarrollando.
Obviamente pareciera ser un problema de interpretación pero su origen radica en el método de lectura.
En este sentido, siempre hemos recomendado que el principio general que reza “de lo general a lo específico” nos proporciona enormes beneficios al aplicarlo en nuestras lecturas extensas.
Así, por ejemplo en un solo capítulo de un libro que se extiende por unas 50 páginas, tendríamos que proceder de la siguiente manera:
 
Primero: Hacer una lectura más o menos rápida de reconocimiento del material.
 
Segundo: Identificar grandes áreas, temas o unidades. Por decir algo, dos o tres grandes bloques.
 
Tercero: Bajo estos bloques bajar jerárquicamente por niveles identificando grandes áreas hasta llegar al desarrollo del contenido. Aquí debe tenerse especial cuidado en no caer en el excesivo detalle, ya que la idea es la organización mental del material.
 
Y en cuarto lugar, tenemos la tarea más delicada en el proceso de dominación del material y consiste en establecer los adecuados vínculos entre todas las áreas o unidades que hayamos identificado a fin de establecer el contexto del tema general que estamos estudiando.
Prácticamente lo que vamos a obtener al final es una especie de esquema resumen del material objeto de estudio.
Puede parecer complicado pero es lo mismo que siempre hacemos al leer; es cuestión de hacerlo un par de veces y se volverá instintivamente una rutina hasta en las lecturas más breves.
Este sencillo método nos permitirá organizar la lectura de tal manera que en ningún momento y en ninguna interpretación del contenido específico nos desubiquemos del tema principal.

DERECHOS RESERVADOS © 2009-2018 REFLEXIOTECA | EL SALVADOR | comentarios@reflexioteca.com