octubre 22, 2012

122- ¿CUAL ES TU PRECIO? I

La semana que recién pasa estuvo muy de moda en las noticias el tema de la compra de diputados.
Pero a en esta ocasión a diferencia de cómo se ha manejado casi siempre a nivel de especulación y por información de terceros, fueron las mismas partes involucradas las que montaron todo un show entre presuntas víctimas tentadas a los dólares y supuestos victimarios que pretendían comprar votos para la controvertida elección del fiscal.
Las razones y sinsabores son material para los analistas políticos; pero el momento es propicio para pensar un poco en el desastroso problema de la compra de voluntades en la política.
Sobre los que practican los ofrecimientos no hay duda que el repudio popular es de sobra conocido; pero, ¿Qué pasa con aquellos sobre los cuales se pone la mirada como candidatos a aceptar cantidades de dinero?.
Todo aquel que reciba ofertas de cualquier tipo para realizar actos ilícitos debería revisar seriamente su reputación.
Por lógica, se le ofrecerá un ilícito solo al que se considere que podría traicionar los principios que representa.
De ahí la grave ofensa y deterioro de la reputación de cualquier persona que se vea tentada a recibir dinero por actos ilícitos, más aún que el mismo hecho.

DERECHOS RESERVADOS © 2009-2018 REFLEXIOTECA | EL SALVADOR | comentarios@reflexioteca.com