septiembre 18, 2012

116- ANTE LA DESESPERACION

Esta semana ha sido terrible por los embates que el enemigo espiritual ha llevado a cabo contra la salud mental de la sociedad en nuestro pais.
Solo ayer nos enterábamos por los medios de por lo menos tres suicidios por diferentes razones: uno se auto disparó con un arma, otro se lanzó de una pasarela y el otro se colgó.
Cada caso tendrá su propia historia, desde los problemas que comenzaron la intranquilidad, hasta la intensificación de la desesperación.
 
Así se vive la vida moderna, agitadamente propensa al descontrol; pero lo más delicado asediada por la confusión.
El ciudadano promedio se ve sorprendido cada día por muchos acontecimientos desde la vida en el vecindario, la vida nacional, hasta los acontecimientos mundiales y generalmente sin encontrarles una explicación lógica… porque no la tienen.
Siempre lo que nos presentan es lo que quieren que creamos que es; pero insospechadamente hay todo un submundo en la oscuridad; y por eso los acontecimientos que rebrotan no coinciden con la situación que nos habían hecho creer.
 
Pero el mayor tesoro que tenemos es el pensamiento y eso es lo que más debemos cuidar, porque cuando ya nos han quitado todo, también nos quieren manejar la mente y precisamente de esos conflictos es que proviene la gran inestabilidad social actual.
Y cómo lo podemos cuidar, reguémoslo con todas las buenas cosas que podamos y nutrámoslo con la luz espiritual que se encuentra en la fe.
Cuando nos agobien los problemas y los malos pensamientos acudamos a la fuente refrescante de la devoción y sumerjámonos en la experiencia espiritual con nuestro creador.
Llora, es necesario llorar ante su presencia para que todos los conflictos puedan mitigarse, y el sol de la confianza alumbre una nueva forma de ver las cosas.

DERECHOS RESERVADOS © 2009-2018 REFLEXIOTECA | EL SALVADOR | comentarios@reflexioteca.com