junio 22, 2012

105- EL IMPERIO DE LA LEY (DEL MAS FUERTE)

Nos encontramos a años luz de vivir en un pleno estado de derecho como en las sociedades desarrolladas; y eso lo vemos todos los días cuando cualquiera se cruza los semáforos en rojo, las dobles líneas amarillas o circula sin luces; choferes de transporte público sin licencia, drogados o con sendas deudas de infracciones; personas impuntuales a sus compromisos, que no pagan sus impuestos o simplemente que no escuchan a su interlocutor.
Esta es nuestra sociedad y como toda la institucionalidad y los gobiernos son fiel representación de la sociedad por antonomasia arrastran toda esta endemia de irrespeto.

En este momento nos encontramos ante un hecho para muchos inédito en la historia del país: el poder judicial y el poder legislativo enfrentados por el cumplimiento de una sentencia.
Para nosotros los ciudadanos normales nos resulta fácil entender que una sentencia es simplemente una ley surgida del funcionamiento de la institucionalidad y como tal debe ser acatada. Ni siquiera nos interesa quien pudiera tener la razón porque para eso es la institucionalidad, para dirimir.
Lo mismo ha sucedido en otra institución del estado por medio de un laudo arbitral, que se sobreentiende que surge a través de un proceso institucional para conciliar una situación dada; pero igualmente los titulares no están dispuestos a acatar.

Desde las altas esferas vemos con claridad el funcionamiento con gran pomposidad del IMPERIO DE LA LEY, pero la LEY DEL MAS FUERTE, que es lo que vemos todos los días en las calles en una casi sistemática anarquía donde el más fuerte impone su voluntad por la fuerza sin importarle en lo más mínimo la más elemental norma de comportamiento.

DERECHOS RESERVADOS © 2009-2018 REFLEXIOTECA | EL SALVADOR | comentarios@reflexioteca.com