marzo 08, 2012

100- EL MATRIMONIO

La palabra matrimonio tiene su origen etimológico en las entrañas del derecho romano; desde la simpleza del significado de sus raíces: matri=madre y monio=derecho, calidad de, función de, la cual se usa combinada con muchas otras raíces para darle legalidad o reconocimiento jurídico a la palabra antepuesta.

En este sentido, y tomando como contexto que en la historia del ser humano el sexo femenino ha sufrido etapas muy oscuras de discriminación; puede considerarse éste como uno de los grandes logros en el reconocimiento de sus derechos y equiparamiento de su estatus social.
Uno de los grandes perjuicios históricos del sexo femenino ha sido su utilización como objeto sexual en sus dos grandes esferas de acción: erótico y reproductivo.

El matrimonio pretendía constituirse en un instrumento jurídico que protegiera a la mujer del abuso; de su utilización indiscriminada para fines eróticos y reproductivos; de esta manera, cualquier acción de esta índole fuera del matrimonio debería ser objeto de ilegalidad.

En el mismo orden se constituye la palabra patrimonio, que en esencia se refiere a la responsabilidad y función del padre dentro del hogar consistente en proveer a la esposa e hijos las provisiones de tipo económico, de protección y de integridad. De ahí su usanza actual referida a los bienes con que cuenta cualquier persona. Por su lado, la madre cumpliría la delicada, importante y típica función hogareña de la concepción, procreación y cuidado de los hijos y de la casa.
Entiéndase matrimonio como el legítimo derecho de una pareja para el cumplimiento responsable de la función humana de la procreación con roles específicos establecidos con base a la naturaleza física del hombre y la mujer.

La palabra matrimonio tiene una esencia inequívocamente en el establecimiento de roles específicos y claros dentro de la familia, por lo que cualquier alteración a su concepción lo convierte en un adefesio que desfigura, trasgrede, adultera y pisotea el orden establecido por la lógica y la misma naturaleza.

DERECHOS RESERVADOS © 2009-2018 REFLEXIOTECA | EL SALVADOR | comentarios@reflexioteca.com