febrero 03, 2012

95- LA VIGILIA DE LOS HERMANOS

No me deja dormir una vigilia a unos veinticinco metros de aquí que tienen unos hermanos.
Y cuando digo “hermanos” lo digo con el buen sentido de la palabra y no como otros que la refieren con sarcasmo y hasta mofa… qué ignorancia.
Pero qué bonito tocan los instrumentos, y qué gozosos se escuchan sin necesidad de ningún tipo de alucinógenos; mientras muchos otros en los antros y con sustancias buscan llenar sus vacíos.
Por gente así, simple, bienintencionada y mal llamados “fanáticos”, “mente chiquita” y hasta “estafadores”, es que en este mundo no nos hemos destruido unos con otros.

DERECHOS RESERVADOS © 2009-2018 REFLEXIOTECA | EL SALVADOR | comentarios@reflexioteca.com