agosto 28, 2011

74- CUIDANDO NUESTRAS PALABRAS

La mayoría de personas no tienen idea del poderoso efecto que tienen las palabras sobre la actitud ante la vida.
No es difícil encontrarse con personas que son capaces incluso de ponernos en un estado de shock con sus fatalistas negatividades.
El supremo libro nos ilustra que hay una relación directa entre lo que sale de nuestra boca y lo que hay en nuestros corazones; por lo que nuestras palabras son fiel reflejo de nuestra esencia.
Así mismo, lo que sale de nuestra boca si bien sale de nuestro corazón, también llega a la cabeza penetrando nuestra conciencia y nos establece una línea de pensamiento.
Es decir, que aunque no sea nuestro propósito, con nuestras declaraciones los primeros en convencernos de lo que hablamos somos nosotros mismos, por lo que incluso nuestras acciones estarán determinadas e influenciadas por lo que expresamos.
Dicho de otra manera, nuestras palabras hablan de lo que somos en realidad.
Por eso es de vital importancia cuidar extremadamente lo que hablamos.
Cada una de nuestras palabras se convierte en declaraciones de fe; así debemos considerarlo.
El que habla negatividades simplemente está declarando derrota; está aceptando su debilidad.
El que habla con optimismo está declarando victoria; muestra una actitud de fortaleza aún sobre las adversidades.

DERECHOS RESERVADOS © 2009-2018 REFLEXIOTECA | EL SALVADOR | comentarios@reflexioteca.com