julio 17, 2011

70- TRISTEMENTE OTRO MACHITO

Sí, desde el kínder hay quejas de ese niño las cuales sus padres en su confusión de irresponsabilidad por un supuesto cariño y comprensión van matizando como simples travesuras de niños.
Primero, que levantaba las faldas a las niñas; luego, que husmeaba en los baños de las niñas; de pronto, que le encontraron que pretendía llevarse un accesorio ajeno a su casa; y hasta ha llegado a amenazar con volar con una bomba el aula.
Así, por el estilo, acumula una serie de prácticas ilícitas que denotan una contorsionada orientación familiar.
Posiblemente el padre y aún la madre se ufanen de que va dando vistos de ser verdaderamente “machito”. “Se nos va haciendo hombrecito” suelen decir totalmente desenfocados de cuál sería su percepción si estuvieran del otro lado: si fueran los padres de las niñas que agrede.
Así irá volviéndose cada día más insoportable sin ser su culpa. Sus irresponsables padres lanzan a un hijo con altas probabilidades de inadaptabilidad social en donde tarde o temprano cosechará la perversa de sus mismos padres y alguien lo tendrá que poner en su puesto.
Pero más tristemente, porque un niño así es el reflejo fiel de la cultura y formación de sus mismos padres. Deformación conductual que carcome nuestras sociedades y que se perpetua por generaciones a través de… tristemente otro machito…

DERECHOS RESERVADOS © 2009-2018 REFLEXIOTECA | EL SALVADOR | comentarios@reflexioteca.com