enero 02, 2011

41- EL GRAN PROPOSITO DE AÑO NUEVO


Es una sana costumbre trazarnos propósitos cada inicio de año. Algunas personas incluso se toman la delicadeza de escribirlos para que se mantengan vivos en la memoria y por ende realizar los esfuerzos necesarios para cumplirlos.
La mayoría de estos rozan la rutina de vida que llevamos y algunas cosas que deberían ser rutinarias pero que por encontrarnos en un estado bajo cero a ese respecto, nos vemos forzados a buscar por lo menos el estándar mínimo; como por ejemplo, hacer ejercicio, leer más, asistir más regularmente a la iglesia, estudiar algo y otros similares.
Todo esto está bien y de lograrlo sin lugar a dudas traerá muchos beneficios a nuestras vidas incrementando nuestra calidad de vida.
Pero, ¿Acaso son esos propósitos lo más que podemos alcanzar?. O dicho de otra manera, ¿Podemos ser capaces de pensar en un propósito que consideremos imposible de alcanzar?.
Pues de eso se trata: En pensar en un logro que de antemano creamos que no lo vamos a lograr. Ese será un verdadero propósito al que llamaremos el Gran Propósito de Año Nuevo.

Este debe tener dos características esenciales:
a) Que mejore nuestra calidad de vida personal (satisfacción, paz, felicidad, realización).
b) Que incluya algún beneficio para alguien más (familia, vecinos, sociedad).

Ahora los tres pasos para su logro:
1. La Concepción. Pensemos lo más alto posible. Enmarcados en lo que más nos gusta o gustaría hacer.
2. Los Recursos. Consideremos todos los recursos que son necesarios para su consecución; desde habilidades, preparación, tiempo, relaciones y obviamente monetarios.
3. Pagar el Precio. Nada que sea bueno y valga la pena es fácil. Así que a trabajar duro, a sudar la gota pero con el aliciente y satisfacción de estarle dando forma a nuestro Gran Propósito de Año Nuevo.

Dios mediante, el 28 de diciembre, último miércoles de este año, retomaremos este tema y ojalá podamos celebrar con satisfacción el logro de nuestro Gran Propósito de Año Nuevo.

DERECHOS RESERVADOS © 2009-2018 REFLEXIOTECA | EL SALVADOR | comentarios@reflexioteca.com