diciembre 08, 2010

35- OPTIMIZACION VIAL

De todos es sabido que los ya comunes, estresantes, y extensos congestionamientos de tráfico representan uno de los mayores gastos improductivos en que incurre obligadamente la población.
Casi todos los ciudadanos nos hemos encontrado o lidiamos diariamente con embotellamientos representativos como el de la Calle Chiltiupán, Bulevar del Ejército y el mismo centro de San Salvador entre otros, en los cuales es común tomarse cuarenta minutos para recorrer un tramo que en condiciones optimas llevaría cuando mucho unos veinte minutos.
Este cálculo empírico implica que el gasto de transporte para los automovilistas es un 200%  mayor del que debería ser por lo menos en condiciones normales, ni siquiera optimas.

Optimizar la circulación vial implicaría un ahorro de un 50% tanto en combustible como en tiempo entre otros, que la población dispondría como poder adquisitivo para mejorar su calidad de vida e inyectarlo dinamizando la misma economía; ya que el ingreso nacional en combustible se disuelve al ser capital transnacional sin menoscabo de los respectivos impuestos.

De ahí que es admirable y digno de reconocimiento el esfuerzo que las autoridades de tránsito han estado haciendo por medio de pruebas piloto a fin de lograr un mejoramiento de la circulación.
Independientemente de la eficiencia de los resultados o incluso posibles efectos adversos que anticipadamente señalan muchos conductores quienes por circular en la zona conocen mejor la problemática y por las que deberán implementarse ajustes; la iniciativa en sí misma contiene dos virtudes rescatables las cuales deberían fomentarse y refinarse:

a) LA BUSQUEDA DEL BIEN COMUN: Sin lugar a dudas que de lograrse efectividad en este tipo de medidas el beneficio sería expansivo desde el nivel individual del ciudadano común, hasta el nivel de país; esto desde la eficiencia y economía de los recursos hasta la agilización y movilidad de las actividades sociales y productivas.

b) LA EQUIDAD: Es notable que ha habido tres iniciativas y en tres zonas de evidentes estratos sociales diferenciados. En otros tiempos se habían hecho señalamientos sobre el hecho de que las mejores calles correspondían a zonas exclusivas; pero en esta ocasión, la medida parece ser incluyente.

Valores como los apuntados, son los que pueden propiciar una visión de país y a la vez un desarrollo integral que abarque a toda la población.

DERECHOS RESERVADOS © 2009-2018 REFLEXIOTECA | EL SALVADOR | comentarios@reflexioteca.com