enero 01, 2010

09 VIOLENCIA Y MAS VIOLENCIA

Como se veía venir y lo comentamos en la reflexión anterior, la cifra fatídica de homicidios superó las expectativas llegando hasta las 4,365 víctimas en nuestro país; y en los primeros días del 2010 las cifras no parecen dar tregua.
Claro que no es lo mismo cuatro mil homicidios en El Salvador con un poco más de seis millones de habitantes, que cuatro mil homicidios en México con una población de más de 107 millones.

De ahí que resulta elocuente el metódico análisis de la tasa de homicidios por densidad demográfica, el cual relaciona la cantidad de homicidios por cada 100 mil habitantes.
Según la OMS una tasa de 10 ya se puede considerar una epidemia.
Según el Centro de Investigación para el Desarrollo, A.C. (CIDAC), la tasa de promedio mundial de homicidios es de 6.5.
Es importante aclarar que existen diferencias en las cifras e indicadores dependiendo de la institución fuente, por tal razón la lectura de estos números deben considerarse solo como referencia.

Veamos algunas estadísticas puntuales para 2009:
El Salvador: 4,365/6.1* = 71
(*Según la Organización Panamericana de la Salud, OPS)
Guatemala: 3,620*/14.3 = 25
(*Según el Grupo de Apoyo Mutuo, GAM)
México: 7,724/107.6* = 7
(*Estimación del Consejo Nacional de Población, CONAPO)
Colombia: 15,817/45* = 35
(*Estimación del Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas, DANE)
Venezuela: 18,436*/28.6 = 64
(*Estimación del Observatorio Venezolano de Violencia)
Nótese que aún con los serios problemas de narcotráfico de México y Colombia tienen tasas relativamente inferiores.
México y Venezuela tuvieron para 2008 las ciudades más violentas del mundo con una tasa de homicidios de 130 y 96 respectivamente según el citado estudio del CIDAC.
En definitiva y evidentemente la situación de violencia social es preocupante.

Todos los días muchas familias son enlutadas con el velo despiadado de la violencia social, la delincuencia, las tragedias naturales y las enfermedades alrededor del mundo.
Solo en nuestro país El Salvador, el año 2009 cerró con un promedio de 12 homicidios diarios y otra tragedia natural que dejó casi 300 fallecidos y alrededor de 15,000 personas damnificadas.
Se está volviendo casi imposible estar a salvo en esta vida por lo que la única garantía de supervivencia es asegurar la vida porvenir.
Aún para los que no creen en que existe otra vida, ¿Qué pierden con asegurarse?, ¿Y si la hubiera?.
En realidad, no sabemos si ésta será su última llamada: “Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren… rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana” (Is.1:18); “Para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Jn.3:15).

Esto no es religión, es simplemente la plena convicción interior de confianza y esperanza de disfrutar una vida mejor en el más allá.

DERECHOS RESERVADOS © 2009-2018 REFLEXIOTECA | EL SALVADOR | comentarios@reflexioteca.com